Dulce de uva moscatel, ideal para la época

[portfolio_slideshow]

¿Qué hacés con los kilos de uvas que siempre acerca algún amigo, vecino o pariente con finca? Dulce. Pero hay que tener ciertos cuidados, porque es una fruta compleja de trabajar.

Teníamos demasiada uva moscatel, y fue a parar a los frascos. La preparación es sencilla. Tenés que separar los granos del racimo y ponerlos en una olla. Cubrilos con agua y agregá “en peso” la mitad de azúcar que de fruta. Nosotros usamos poco más de un kilo de uvas, y le agregamos unos 600 grs. de azúcar y el jugo de un limón. También le agregué dos manzanas cortadas en cuadraditos, para espesarla.

La cocción para esas cantidades duró unas tres horas de fuego mínimo. Es importante que no uses olla de aluminio. Es mejor una de acero con fondo grueso, o usá un difusor. Hay que revolver con cuchara de madera a medida que se va evaporando el agua, y vigilar la preparación desde cerca.

Podés espumarla, y cuando está oscura y espesa, ya está lista. Pasala a los frascos (si la necesitás muy rápido ponela en un recipiente de metal abierto) y listo. Es un dulce ideal para untar quesos duros más bien fuertes. Y si podés, no te la pierdas con un trocito de queso de cabra.

Es un dulce bien azucarado, a causa de la moscatel, por lo que debe usarse en pequeñas cantidades. Es apropiado amarratear el azúcar y probar el dulce ni bien el líquido comienza a ponerse color miel. Es mejor agregar un poco en ese momento y no que te quede incomible.

Secretito: si la uva no está del todo madura es mejor. No uses granos demasiado blandos ni los que se despegan del racimo sin esfuerzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *